I A D I - Instituto aragonés de desarrollo infantil

logo IADICHicos

Osteopatía en bebés

La osteopatía reequilibra los bebés

Es muy impresionante. Sin embargo las manos expertas conocen a la perfección el cuerpo de los bebés. Con gestos siempre extremadamente dulces, el fisioterapeuta experto en osteopatía libera las más pequeñas tensiones y aporta confort y bien-estar a los recién nacidos.

La osteopatía reequelibra los bebés

Con un modo de aproximación global a los pacientes, el osteópata escucha el cuerpo con inteligencia en las manos. Nunca con fuerza. Siempre suave. Una forma de ayudar al pequeño cuerpo a encontrar el equilibrio global y el confort que le permite mamar mejor, digerir, dormir, defenderse contra las infecciones… En resumen, abrirse al mundo. A menudo tiene mucha necesidad después de la compresión sufrida en la cuna del útero maternal y los esfuerzos del nacimiento!

Cada bebé tiene una historia singular de su nacimiento. Pero, según los casos, pueden tener pequeñas secuelas: el cráneo ligeramente deformado, la cara a veces aplastada con los senos un poco comprimidos y los canales lacrimales taponados, los conductos auditivos “tirados” hacia delante, el cuello girado hacia un lado, a veces una tortícolis… Es todo suavidad cuando el osteópata moviliza y recoloca los huesos en el eje correcto.

La osteopatía es un método de terapia manual que contempla al ser humano en su globalidad, con la comprensión de que todos sus sistemas están en interrelación.

Las indicaciones de la fisioterapia osteopática en bebés son:

Los osteópatas están presentes en más de 30 hospitales y centros de maternidad en Francia y en otros países.

De los 0 a los 4 años, un momento clave

Si bien todas las etapas del desarrollo humano son importantes, la etapa del desarrollo de los 0 a los 4 años es una etapa verdaderamente clave. La particularidad se sostiene en dos aspectos fundamentales: el primero es que el sistema nervioso central todavía se está construyendo a nivel estructural, esto significa que continua la creación de conexiones de la red neuronal determinando una dinámica de conexión en el futuro. El segundo es que en esta etapa se programan para el futuro los funcionamientos de diferentes sistemas: motor, digestivo, inmunológico entre otros.

De los 0 a los 4 años, un momento clave

Alguien podría pensar que es una etapa de espera hasta que se convierten en “niños” dónde sólo hay que nutrirlos, mantener su temperatura y darles afecto. Pero no es una etapa de espera, es una etapa plenamente activa donde la actividad del sistema nervioso es inmensa y en la que se están sentado las bases para el futuro. De hecho la ciencia viene demostrando desde hace unos años que las experiencias vividas en estas primeras etapas tienen una repercusión mayor que las experimentadas más tardes.

Inscríbete

¿Dónde estamos?

Haga click aquí para saber dónde estamos y cómo llegar

Instituto Aragonés de Salud y Desarrollo Infantil | C/ San Miguel 16, Entlo. dcha. interior - 50001 Zaragoza