I A D I - Instituto aragonés de desarrollo infantil

logo IADICHicos

Tratamiento manual de las deformaciones de la cabeza del bebé

Plagiocefalia

¿Qué hacer si nuestro hijo nace con la cabeza deformada, o nos damos cuenta tras varios meses que su cabeza se está deformando? ¿Qué podemos hacer?

¿QUÉ ES LA PLAGIOCEFALIA?

La plagiocefalia es una alteración que puede afectar a la cabeza del recién nacido, el cual presenta una deformación del cráneo. La deformación del cráneo suele ser con forma de paralelogramo, en vez de la forma redondeada y simétrica del cráneo normal.

Plagiocefalia

Imagen de un bebé con plagiocefalia. Se puede apreciar la asimetría del cráneo en la parte superior y también la zona posterior izquierda del occipital más atrás. El tratamiento de la cabeza del bebé es muy suave y no despierta molestias en general. Algunos bebés duermen durante el tratamiento.
La plagiocefalia puede ser congénita o adquirida en los primeros meses de vida, mientras el cráneo es “blando” y no está completamente osificado.

¿POR QUÉ OCURRE? ¿CUÁLES SON SUS CAUSAS?

La causa más común de la plagiocefalia son las presiones que los huesos de la pelvis de la madre ejercen sobre el cráneo del recién nacido. En este caso lo habitual es que la parte posterior izquierda de la cabeza (hueso occipital) sufra la presión constante de los huesos del pubis, y que la parte anterior derecha (hueso frontal) sufra una presión desde el sacro de la madre (este es el caso más frecuente por la presentación más común del niño en el parto). Esta combinación de fuerzas deforma el cráneo ya que son presiones que suelen ser mantenidas en el tiempo. Hay otros tipos de combinación de presiones para crear cráneos con plagiocefalia que dependen del tipo de presentación que tenga el bebé. Presentación es la palabra médica que indica la parte del cuerpo del bebé que esta preparada para salir primero por del útero. Hay distintos tipos de presentaciones: de nalgas, de cabeza y dentro de ésta última hay muchas variaciones.

Hay otra causa posible para este problema. Esta vez de forma adquirida en los primeros meses de vida. Los niños que pasan mucho tiempo boca arriba con la cabeza hacia un lado, pueden ser deformados por los apoyos sobre la superficie de apoyo. Si las presiones que sufre el bebé son simétricas se podrá apreciar una zona de aplanamiento, un problema habitual en países donde hay bebés en orfelinatos sin suficiente personal o cuidado de sacarlos de la cuna. Pasan tanto tiempo boca arriba que la zona del occipital (hueso situado detrás de la cabeza) que se provoca un aplanamiento muy importante detrás. El aplanamiento también puede afectar a una parte lateral posterior de la cabeza (huesos parietales). Pero en ese caso es más fácil que todo el conjunto se deforme en plagiocefalia.

Hay una gran correlación entre torticolis congénitas y plagiocefalias. Es frecuente que los niños con la cabeza torcida de forma constante que se sitúan en la cuna siempre girados hacia un lado, sufran unas presiones de la cabeza en la cuna que deformen su cabeza. Por otro lado, la plagiocefalia puede ser una posible causa de tortícolis congénita.

¿CÓMO PUEDO SABER SI MI HIJO O HIJA TIENE PLAGIOCEFALIA?

El corsé siempre ha de ser prescrito por un médico. Hay diversidad de criterios y opiniones, pero la mayoría de los Lo normal es que el pediatra lo detecte en las primeras visitas, y ofrezca una serie de consejos para los padres. Y por otro lado, no es difícil de apreciar por parte de los padres que la cabeza está deformada, o incluso la cara donde un pómulo está más entrado que el otro y una zona de la frente más prominente que la otra.

La mejor forma de apreciarlo es mirando la cabeza del bebé desde arriba. Hay varios detalles que pueden ser muy claros:

¿QUÉ REPERCUSIONES PUEDE TENER ESTA DEFORMIDAD A CORTO Y A LARGO PLAZO?

A corto plazo este tipo de deformaciones del cráneo pueden provocar distintos problemas:

  • La forma asimétrica del cráneo puede molestar la salida de alguno de los nervios que salen de la cabeza para el funcionamiento de distintos órganos o músculos. Si el nervio molestado es el nervio accesorio (XI nervio craneal) los músculos de su cuello no se contraerán igual en ambos lados y el bebé presentará tortícolis; si el nervio es el vago (X) el bebé podrá tener molestias digestivas; si es el nervio glosofaringeo (IX) podría tener problemas para tragar, etc...
  • Podría cerrarse el paso de salida para otras estructuras de la cabeza. El cierre “relativo” de pasos en el hueso temporal (donde está el oído) podría hacer que no drenará bien y provocar otitis de repetición; el cierre del canal lacrimal afectará al ojo, etc.
A largo plazo hay otros posibles inconvenientes:
  • Las desviaciones y asimetrías en la cara afectarán al correcto crecimiento de la mandíbula y de los dientes. Una vez fijadas en la edad adulta, será necesaria ortodoncia durante la infancia y la adolescencia para realinear en lo posible las estructuras y mejorar la oclusión.
  • Las asimetrías en los senos (espacios aéreos detrás de la cara) podrán provocar sinusitis en la edad adulta.
  • La asimetría en el hueso frontal y en los maxilares conllevará una desviación del tabique nasal, dificultando la entrada del aire por uno de los dos conductos nasales.

¿QUÉ TRATAMIENTO TIENE?

Los aplanamientos y plagiocefalias tienen posibilidad de tratamiento con terapia manual. Es un tratamiento bastante desconocido en España, aunque en muchos hospitales de maternidad en Francia se cuenta con fisioterapeutas especializados en este campo dentro del equipo de pediatría. También son algunos osteopatas, los profesionales que pueden realizar este tratamiento.

El tratamiento manual se realiza sobre la cabeza del bebé a través de presiones muy delicadas y muy precisas. El objetivo principal es realinear las piezas óseas y abrir los espacios para el paso de los nervios y otras estructuras. De esta forma se gana y se restablece la simetría de la cabeza y el correcto movimiento del cuello.

Para algunos casos es preciso combinar la terapia manual con un “casco” ortopédico realizado a medida por un experto técnico ortopédico. Las presiones constantes del casco sobre los huesos de la bóveda craneal ayudan a restablecer la simetría

¿ES POSIBLE CONSEGUIR UN RESULTADO POSITIVO LA TRATAMIENTO?

Es posible conseguir un resultado positivo siempre y cuando el tratamiento se comience lo antes posible. El cráneo sigue un proceso de osificación en distintas etapas que se inicia a los 4 meses. Antes de ese momento, nos encontramos con las mejores perspectivas. Después de ese momento, se perderá eficacia cada mes que pase.

En cualquier caso el tratamiento dura varios meses a razón de una sesión semanal aunque en ciertos casos más severos es mejor empezar con dos sesiones semanales y pasar a una cuando la situación esté más estable.

¿QUÉ PUEDEN HACER LOS PADRES?

Lo más importante es que el niño pasé el menor tiempo posible boca arriba aparte del tiempo del sueño, para que las presiones no deformen más la cabeza. Lo ideal es que el niño vaya junto con los padres en algún tipo de mochila.

La posición erguida y pegada al cuerpo de los padres tiene muchos beneficios y protege de las deformaciones.

Entre estos beneficios destaca la estimulación del sistema vestibular gracias a los movimientos que siente el niño en su oído interno al moverse junto con los padres. Esto es clave para el desarrollo del sentido del equilibrio del niño y para la coordinación futura de los ojos y el cuello, y facilita la integración de distintas etapas del desarrollo motor.

Aunque se pueden tomar ciertas medidas, el tratamiento manual del cráneo será imprescindible para llevar las piezas óseas a la normalidad, y devolver la forma correcta al cráneo con todos los problemas futuros que se podrán prevenir.
Inscríbete

¿Dónde estamos?

Haga click aquí para saber dónde estamos y cómo llegar

Instituto Aragonés de Salud y Desarrollo Infantil | C/ San Miguel 16, Entlo. dcha. interior - 50001 Zaragoza